Las comunidades de propietarios en un entorno urbano, como cualquier otro edificio, son susceptibles de ser infestados por las plagas más comunes en las ciudades. Cucarachas y roedores son las plagas que habitualmente dan los mayores problemas, aunque avispas, palomas...